Requisitos para el Bautismo

Requisitos para el Bautismo

1. Fechas

La celebración del Sacramento del Bautismo tendrá lugar los últimos sábados de cada mes a las 12,00 horas, salvo excepciones. Si concurren circunstancias excepcionales y hubiera necesidad de modificar la fecha, por favor Consultar con el Sacerdote.

2. Requisitos

Para llevar a cabo la petición del bautismo para uno de sus hijos se precisa lo siguiente:

  • Recoger en el despacho parroquial la HOJA DE SOLICITUD DEL BAUTISMO y entregarla el primer día de la charla bautismal. Por favor, rellenar con letra clara y legible todos los campos.
  • Traer FOTOCOPIA DE LA PARTIDA DE NACIMIENTO DEL REGISTRO CIVIL DEL NIÑO O DE LA NIÑA y adjuntarla a la solicitud.
  • Se adjunta junto a la hoja de solicitud un sobre pequeño de color marrón destinado a que puedan realizar un DONATIVO a la Iglesia, en la cantidad de dinero que consideren oportuna y dentro de sus posibilidades para los gastos ocasionados de luz, calefacción, flores, etc.

3. Charlas bautismales

  • Habrá dos charlas bautismales que se celebrarán los dos viernes previos al bautismo de 19:30 a 20:30.
  • Entre las dos charlas, habrá una visita domiciliaria de un matrimonio de la pastoral, acompañado, siempre que sea posible, de uno de los sacerdotes de la parroquia.

4. Papel de los padres (cf. Prenotanda del Ritual de Bautismo de niños)

Por el mismo orden natural, el ministerio y las funciones de los padres en el Bautismo de los niños, está muy por encima del ministerio y funciones de los padrinos.

  • Es muy importante que antes de la celebración del sacramento los padres, movidos por su propia fe o ayudados por amigos u otros miembros de la comunidad, se preparen a una celebración consciente, recurriendo a medios adecuados, como pueden ser: libros, folletos, circulares y catecismos. Procure el párroco tener contacto con ellos, personalmente o por otros, incluso reuniendo a varias familias, para prepararles a la próxima celebración con reflexiones pastorales y oración en común.
  • Es igualmente importante que los padres del niño/a asistan a la celebración en la que su hijo renacerá del agua y del Espíritu Santo.
  • Los padres del niño ejercen un ministerio verdaderamente propio de la celebración del Bautismo. En efecto, además de escuchar las moniciones del celebrante y de orar juntamente con la asamblea, desempeñan un verdadero ministerio:
    • Cuando piden públicamente que sea bautizado el niño.
    • Cuando lo signan en la frente, después del celebrante.
    • Cuando hacen la renuncia a Satanás y pronuncian la profesión de fe.
    • Cuando llevan al niño a la fuente bautismal (función que corresponde principalmente a la madre).
    • Cuando encienden el cirio.
    • Cuando reciben la bendición especial, destinada a madres y padres.
  • Si acaso alguno no pudiera, en conciencia, hacer la profesión de fe (por ejemplo, por no ser católico), puede guardar silencio. En este caso, solo se le pide que cuando presente su hijo al Bautismo garantice, o por lo menos permita, que su hijo sea bautizado en la fe.
  • Después de conferido el Bautismo, los padres, por gratitud a Dios y por fidelidad a la misión recibida, deben conducir al niño al conocimiento de Dios, del cual ha sido hecho hijo adoptivo, así como prepararle a la Confirmación y a la Eucaristía. En esta tarea el párroco les prestará ayuda con medios adecuados.

5. Papel de los padrinos

En el Bautismo de un niño debe haber también un padrino; representa a la familia como extensión espiritual de la misma, y a la Iglesia madre y, cuando sea necesario, ayuda a los padres para que el niño llegue a profesar la fe y a expresarla en su vida.
El padrino interviene en la celebración del Bautismo para profesar, juntamente con los padres, la fe de la Iglesia en la cual es bautizado el niño.

Por tanto, es conveniente que el padrino elegido por la familia reúna, a juicio de los pastores, las cualidades requeridas para que pueda realizar los ritos que le corresponden, a saber:

  • Que tenga la madurez necesaria para cuinplir con esta misión.
  • Que haya recibido los tres Sacramentos de la iniciación cristiana: Bautismo, Confirmación y Eucaristía.
  • Que pertenezca a la Iglesia católica y no esté incapacitado por el derecho para el ejercicio de la función de padrino.
  • Sin embargo, cuando así lo deseen los padres, se puede admitir como padrino o testigo cristiano del Bautismo a un bautizado que pertenezca a una Iglesia o comunidad separada, siempre que lo sea conjuntamente con un padrino o madrina católica. En cada caso, se tendrá en cuenta las normas establecidas en materia ecuménica.

Cada niño puede tener padrino y madrina, o solamente padrino o madrina. La palabra “padrino” en el ritual incluye los tres casos.

Los padres han de tomar en serio la elección de buenos padrinos para sus hijos a fin de que el padrinazgo no se convierta en una institución de puro trámite y formalismo. No deben dejarse guiar únicamente por razones de parentesco, amistad o prestigio social, sino por un deseo sincero de asegurar a sus hijos unas padrinos, que por su edad, proximidad, formación y vida cristiana sean capaces de influir, en su día, eficazmente en la educación cristiana de ellos.

6. Bendición de las casas

Todas las familias que deseen bendecir su casa pueden solicitarlo en el despacho parroquial. La razón de la bendición es que la casa es el lugar dónde el matrimonio y los hijos viven la fe cristiana, Iglesia doméstica donde se alaba a Dios y donde los hijos van haciéndose poco a poco cristianos adultos.

7. Confesiones (Sacramento de la Penitencia)

Con ocasión del bautismo de su hijo, tanto los padres como los padrinos, familiares y amigos podrán, si así lo desean, acudir al Sacramento de la Confesión (Reconciliación) para una vivencia más plena del Sacramento bautismal, media hora antes de la celebración.

8. Aclaraciones respecto de otros aspectos relacionados con la celebración del Bautismo

  • La Parroquia dispone de VELAS BAUTISMALES para la celebración, pero es potestativo de los padres utilizarlas o traer velas propias si así lo desean.
  • La Parroquia dispone de CAPAS BLANCAS que, en un momento de la liturgia, se han de imponer. El uso de dicha capa es solamente para la celebración; una vez terminada, rogamos la devuelvan al sacerdote. Pueden traer también su propia capa, que ha ser fácil de poner y quitar y siempre de color blanco. Esta capa blanca simboliza el alma del niño/a que, después del BAUTISMO está totalmente limpia de pecado.
  • El dia 2 de Febrero o, salvo excepciones, en fecha muy cercana, se celebra la FESTIVIDAD DE LA VIRGEN DE LA CANDELARIA, donde tiene lugar la presentación a la Virgen Maria de todos los niños bautizados en el último año. A su debido tiempo, recibirán una carta con la invitación para participar con sus hijos.
  • Por último, la Parroquia pone a disposición de todos los que lo deseen el participar de las Eucaristías y Celebraciones de la Palabra, donde podrán revivir las etapas de su Bautismo a través del Catecumenado de adultos.

Imagen de Hazimz 16mm. Encuadre y realce.